.

En el mes de septiembre 2017, Autoridades, Titulares en el Sistema de Justicia, Empresarios y Organizaciones de la Sociedad Civil del estado de Nuevo León, se reunieron para acordar trabajar de manera conjunta, utilizando la metodología de los Retos de 100 Días (del Rapid Results Institute), y avanzar en la solución de problemáticas de seguridad y justicia en el área metropolitana de Monterrey.

Estos retos están dirigidos intencionalmente a producir resultados cuantificables en lugar de generar recomendaciones, análisis o soluciones parciales. Es una metodología muy pragmática que a través de la actuación concertada de actores estratégicos, permite descubrir retos sistémicos y pilotear soluciones en tiempo real.

Con esta metodología, los grandes problemas se atacan con objetivos concretos y alcanzables, los que se planifican y ponen a prueba en forma rápida e interactiva por las personas más cercanas a los problemas.

Los Retos de 100 días permiten que equipos multisectoriales de la primera línea innoven, experimenten y colaboren, lo cual genera cambios en el comportamiento, la mentalidad y en la cultura.

Objetivo del proyecto

Utilizando informes estadísticos en incidencia delictiva, se acordó que el foco del reto fuera:

Resolver de manera justa, expedita, integral y efectiva un mayor número de casos de robo a negocio y de casos de violencia familiar en el municipio de Monterrey.

Se definieron dos equipos conformados por operadores del sistema de justicia, organizaciones de la sociedad civil e iniciativa privada para cumplir la meta de resolver 200 asuntos del delito de violencia familiar y 300 del delito de robo a negocio, mismos que se reunieron semanalmente para crear canales de comunicación y puentes que permitieran alcanzar el objetivo.

Este esfuerzo fue convocado por Consejo Cívico e Institución Renace A. B. P. y forma parte de la iniciativa ProJusticia de USAID y de MSI-México. Gracias a ello, se pudo contar con facilitadores expertos del Rapid Results Institute, pioneros en utilizar este enfoque en comunidades de todo el mundo para lograr resultados sociales verdaderamente visibles, y que acompañaron los equipos a lo largo de los 100 días del reto. Nuevo León, Chihuahua y ​​Tijuana, fueron los primeros en utilizar este enfoque en México.

Al cierre del proyecto el equipo de violencia familiar logró el 100% de la meta y triplicó los casos resueltos por mes, mientras que el equipo robo a negocio alcanzó cerca del 60% del éxito y duplicó los casos resueltos por mes.

Estos resultados nos incentivan a promover la colaboración intersectorial, para la resolución de problemas complejos, en vez de seguir trabajando en silos sin ver las restricciones sistémicas que impiden solucionar dichos problemas. Se buscará seguir con estrategias de sostenibilidad, y a difundir los aprendizajes con otros municipios.